Saludos desde los Himalayas

Written by: Zahori Art - Shen Dao Institute

(Durante los últimos días de mi viaje os había escrito esta nota pero por temas de conexión no la pude enviar, la cuelgo ahora “en diferido”)

“Queridas amigas y amigos, saludos desde Haridwar, una de las ciudad más sagradas de India donde el Ganges baja hasta la falda de los Himalayas para adentrarse en la planicies de esta madre India tan bella profunda, viva e intensa.

En estas tierras siempre llena de contrastes y contradicciones que nunca dejan indiferente, los días son como meses y cada encuentro como una vida entera. Llevamos ya casi tres semanas de peregrinaje (que parecen varios años). Primero fuimos a la celebración de la Kumbha Mela en Allahabad, donde el 10 de febrero se reunieron unos 40 millones de peregrinos en la confluencia de los ríos Ganges, Yamuna y el mítico Saraswati.  Después de una semana ahí visitando maestros y yoguis, seguimos hacia Varanasi, Khajuraho (la foto es de ahí) y Haridwar, en los Himalayas, donde nos encontramos ahora.

Desde que llegamos hemos visitado lugares excepcionales y pasado tiempo con seres muy despiertos que reflejan con gran intensidad y claridad la naturaleza y la presencia de nuestra esencia divina, siempre pura y luminosa. A través del esfuerzo, de la devoción y de la práctica, tanto en India como en otros lugares donde los yogas están instalados en la cultura colectiva, la espiritualidad como estudio de la conciencia se ha elevado a niveles muy refinados.

Como todos ya sabéis, la vida tiene un propósito más allá de la acumulación de bienes materiales, del culto al cuerpo y de supervivencia en el día a día. Y aunque este propósito ulterior se revela en el corazón y la conciencia individual de forma espontánea, tradicionalmente se sabe que es gracias al desarrollo personal que nos ofrecen los sistemas de prácticas como se le da lugar para que ocurra. A través de nuestro viaje por la estructura de un sistema de prácticas y enseñanzas como los yogas vamos gradualmente desestructurando nuestras limitaciones y siendo capaces de reflejar cada vez más esa Luz del Corazón. En ese proceso reconocemos nuestro estado natural, del que todo emana y donde todo se expresa como el producto de la mente creativa de la Divinidad.

De camino hacia los Himalayas conversé con un sabio y anciano yogui. Irradiando luz y calor en un frío día de lluvia me dijo: “Recuerda siempre en tu Corazón el brillo de la luz de Dios. Contemplar la infinita belleza de su imaginación creadora en cada detalle de este mundo es amor y sanación por excelencia, la medicina de la iluminación”.

La luz y la plenitud de nuestro corazón necesitan espacio para brillar. Una forma magnífica para cultivar ese espacio es la práctica de “El Eje Celestial” y la estructura que le rodea.

La propuesta del ciclo de enseñanzas de “El Eje Celestial”, ya sea en persona o a distancia, es generar la estabilidad en cada unos de nosotros para poder vivir recordando esa luz y reconocerla en todos los elementos que componen nuestras vidas (físicos, mentales y verbales) y en nuestro entorno. Ojala podamos compartirlo.

Hasta pronto. Besos y abrazos para todos.

Con amor y gratitud,

Ferran


  • Síguenos / Join us

  • Links

    acupuntura barcelona acupuntura barcelona